Blogia
politicachina

El PIB chino ya no crece con dos dígitos por la influencia de la crisis

 

               Pese a las dificultades que China afronta este año por los desastres naturales y el impacto de la crisis financiera mundial, su economía creció un 9,9% en los primeros nueve meses, una cifra que entra dentro de las previsiones del Gobierno pero que muestra una cierta desaceleración.

El Buró Nacional de Estadísticas (NBS) publicó ayer los datos macroeconómicos del país, en el que destacó una nueva bajada del crecimiento trimestral (9% en el tercer trimestre, frente al 10,4% del periodo abril-junio y del 10,6 entre enero y marzo).

Con la evolución de los nueve primeros meses -9,9% de crecimiento respecto al mismo periodo de 2007-, parece claro que el PIB aumentará este año menos del 10%, una tasa que siempre se había superado desde 2001.

En 2006 y 2007, nunca el crecimiento económico trimestral de China se había situado por debajo del 10%. El PIB total de China ascendió a 2,95 billones de dólares (2,19 billones de euros), en su carrera por alcanzar a Alemania y convertirse en la tercera potencia económica mundial tras EEUU y Japón.

Al presentar las cifras macroeconómicas, el portavoz del NBS, Li Xiaochao, destacó que en los primeros tres cuartos de año China, en un año muy complicado, “hizo balance de la situación, tomó resueltas decisiones y adoptó políticas que han mantenido un crecimiento rápido y estable”.


Control de la inflación. Destacó también las cifras de inflación, que entre enero y septiembre fue del 7%, 2,9 puntos porcentuales más que en el mismo periodo de 2007, pero nueve décimas menos que en la primera mitad de este año, mostrando que las medidas para controlar los precios surten efecto.

 

En los datos del Buró se recordó que el comercio exterior mantiene su fuerte crecimiento y ascendió a 1,96 billones de dólares (1,45 billones de euros), 25,2% más que en enero-septiembre de 2007 y consolidando al país como el tercer mayor socio comercial mundial.

 

Las importaciones crecieron de forma más rápida (29%) que las exportaciones (22,3%), aunque China sigue manteniendo un superávit comercial importante (134.000 millones de euros).

 

Aunque muchos dirigentes occidentales querrían para sí este ritmo de ascenso, para el Gobierno de Pekín supone una seria advertencia, ya que, según ha asegurado en repetidas ocasiones, China necesita crecer un mínimo del 7% anual para dar empleo a sus ciudadanos y asegurar la estabilidad social.

 

Un buen ejemplo es la industrial provincia de Guangdong (sur de China), donde numerosas empresas han entrado en bancarrota. Según la dirección de aduanas, el número de firmas exportadoras en el sector del juguete se ha reducido a la mitad en los siete primeros meses de 2008, comparado con un año antes. La crisis ha afectado a un sector que está muy volcado hacia Estados Unidos y que ya tenía que hacer frente a los crecientes costes laborales, las mayores exigencias de calidad, la dificultad de acceder a créditos y la apreciación de la divisa china, el yuan.

La filial en Shanghai del banco británico Standard Chartered, que opera principalmente en Asia, dibuja un panorama sombrío. Cree que las exportaciones pueden tener "crecimiento cero o incluso negativo" el próximo año. Hasta septiembre aumentaron un 22,3%, 4,8 puntos menos que en el mismo periodo de 2007.

Además de la ralentización de las exportaciones, las autoridades chinas también están preocupadas por el desplome que han sufrido el mercado inmobiliario y la Bolsa. Las ventas de viviendas han descendido un 55,5% en Pekín y un 38% en Shanghai en los ocho primeros meses, mientras que el índice CSI 300, que sigue las empresas más representativas de los parqués de Shanghai y Shenzhen, ha caído más del 60% este año.

A pesar de todo, la economía china sigue siendo la más activa entre las 20 mayores del mundo. Y, según el Fondo Monetario Internacional, en 2009 aún crecerá por encima del 9%, cuando para Europa y EE UU vaticina un estancamiento. Li Xiaochao enfatizó que la riqueza acumulada, las altas reservas de divisas y la evolución del consumo dejan lugar para el crecimiento.

El crecimiento de las ventas minoristas -un 22% en los nueve primeros meses- apunta el camino que quiere recorrer China, que se ha propuesto hacer su modelo económico menos dependiente del exterior. Para evitar una ralentización mayor, el gabinete de Gobierno, liderado por el primer ministro, Wen Jiabao, aprobó el viernes pasado un amplio programa, que incluye más gasto en infraestructuras, incentivos fiscales a la exportación y reducción de impuestos a la compraventa de viviendas.

El cierre por la crisis financiera mundial de una gigantesca fábrica de juguetes en China, que proveía a Mattel Inc. Hasbro Inc. y otras empresas estadounidenses, podría ser la señal de lo que viene en China y en Hong Kong: miles de personas quedándose sin empleo.

''Esta crisis financiera en Estados Unidos nos va a matar. Ya nos está quitando el alimento de la boca'', manifestó un obrero de 42 años mientras esperaba frente a las puertas cerradas de la fábrica Smart Union Group (Holdings) Ltd., en la ciudad de Dongguan, al sur de China.

La empresa, que ya tenía dificultades para mantener operaciones a causa de la desaceleración económica mundial en los meses recientes, empleaba a 7,000 trabajadores en China y en Hong Kong. No se tiene claro cuántos han perdido su trabajo.

La crisis económica en Estados Unidos ya está cambiando y reduciendo las vastas operaciones manufactureras de China en la provincia sureña de Guangdong, considerada como la base de las fábricas del mundo.

Sin embargo, el cierre de fábrica no sólo constituirá un problema de China, sino que los compradores sentirán los efectos en los centros comerciales y tiendas de todo el mundo.

''Cuando estas compañías desaparecen, el resultado es un alza de los precios'', comentó Andy Xie, un economista independiente en Shanghai.

''Los costos laborales han subido entre un 70 por ciento y el 100 por ciento en los tres o cuatro años, pero ellos no han podido subir sus precios porque otros establecimientos como Toys ``R'' Us, Home Depot y Wal-Mart dicen que no habrá aumento de precios ¿Cómo es posible eso?'', agregó.

La industria de juguetes en China ya está debilitada. La agencia de noticias oficial Xinhua informó esta semana que 3,631 exportadores de juguetes, que vienen a ser un 52.7 por ciento de la industria del país, cerraron sus fábricas en el 2008.

Las causas son los altos costos de producción, los aumentos salariales de los trabajadores y la revaluación del yuan, dijo el informe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

dolores -

es normal que no crezca tanto como estan todos los paises cada dia esportaran menos y consumiremos menos por que no podemos seguir como estamos y ellos tambien lo tienen que notar pero deben aprender de los errores delos demas para no caer en las mismas situaciones y hacerlo mejor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres