Blogia
politicachina

¿Crisis o oportunidad?

La crisis financiera originada por las hipotecas basura en Estados Unidos hace ya casi dos años se ha convertido en recesión económica y ha extendido sus tentáculos por todo el planeta. Tanto, que el Fondo Monetario Internacional augura para este año la primera caída de producto interior bruto mundial desde la Segunda Guerra Mundial. Ni siquiera los grandes países emergentes están a salvo de la quema. Es el caso de China, cuyo crecimiento puede dar un frenazo brusco desde su velocidad de crucero del 10% anual a cerca del 6% este año.

En estas condiciones, algunos empresarios otrora interesados en dar el salto hacia esa nueva tierra de las oportunidades se replantearse sus prioridades. No es el caso, desde luego, del Gobierno: el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha renovado el Plan Integral de Desarrollo de Mercados dedicado al país, llamado ahora China Plus 2008-2010, que cuenta con un presupuesto de 745 millones de euros.

La cuantía cobra sentido si se considera que en la llamada fábrica del mundo se encuentran instaladas ya más de 300.000 empresas extranjeras, de las que apenas 600 son españolas. Como explica Jaime Montalvo, director general de Promoción del Icex, la mayoría de ellas están localizadas en el delta del Yangtzé (Shanghai y alrededores) y el golfo de Bohai (Pekín-Tianjin). Sin embargo, Guangdong, en el Delta del río Perla, al sur del país, es la provincia con más empresas extranjeras, y al mismo tiempo, 'la asignatura pendiente de España'. Por su PIB, Guangdong sería la 18 economía del mundo y representa el 40% del superávit comercial y el 20% de la inversión extranjera en el país. El Gobierno central ha lanzado el Plan Nacional de Desarrollo del Río Delta, que pretende hacer de esa zona la más avanzada del país desde el punto de vista tecnológico e industrial.

Oportunidad para ampliar presencia

El próximo 23 de septiembre se celebrará en Cantón, la capital de la región, la sexta feria internacional de la pequeña y mediana empresa (Cismef). Este año, España es el país invitado, y el Icex pretende aprovechar la ocasión para multiplicar la presencia empresarial en la zona.

El director general de la feria, Yang Yang, recuerda que en sus cinco ediciones anteriores Cismef fue visitada por 1.100.000 personas. 'Se trata del mayor recinto ferial de Asia, con 250.000 metros cuadrados de superficie de exposición', explica. Yang sostiene que el plan de estímulo fiscal anunciado por el Partido Comunista, valorado en más de 450.000 millones de dólares y que incluye ingentes proyectos de inversión pública en infraestructuras y deducciones fiscales, 'ofrece oportunidades a las empresas españolas, fundamentalmente en los sectores de automoción, financiero, telecomunicaciones, energías renovables, infraestructuras y promoción de intercambios turísticos'. Respecto a la presencia española en la feria, Yang dice garantizar 'al menos tres reuniones con empresas chinas a cada expositor', como forma de cimentar futuros proyectos conjuntos.

José García Morales, director de Relaciones Institucionales de CEOE, considera que la apuesta española debe tener en cuenta varios ejes: aportación de valor añadido (en forma de diseño o tecnología), ampliación de las zonas geográficas (empezando por el delta del río Perla y siguiendo hacia el interior), ampliación de los sectores prioritarios (hacia logística, biotecnología, gestión hospitalaria, administraciones y, sobre todo, servicios). Respecto a la crisis, el dirigente patronal sostiene que China 'estará entre las primeras zonas en recuperarse'.

Los empresarios apuestan por la zona

Javier Baixas, directivo de la Asociación para la Cooperación Sino Española en Tecnología e Innovación (Cseti), explica que buena parte de la decena larga de empresas que la integran (entre las que se incluyen Hunosa, Infoglobal, Telvent o Prointec) ya ha iniciado su expansión por la zona de Pekín y el norte de China en general. 'Por eso iremos a la feria de Cantón. Queremos estar presentes en Guangdong, que es el mercado más desarrollado y liberalizado del país'. Baixas concede que China pagará la crisis en forma de menores exportaciones, 'pero el plan de reactivación sustituirá parte de ese empuje con demanda interna, y el sector de las infraestructuras va a ser uno de los más beneficiados'.

Patricia Vicente, consultora de iGeo Investment & Consulting, asesora a empresarios españoles interesados en vender o fabricar sus productos en China. Su perspectiva puede aclarar la nueva aproximación española en el entorno de crisis global: 'Lo primero que notamos entre nuestros clientes fueron las dificultades financieras, que llevaron a paralizar o posponer proyectos que ya estaban en marcha. Pero, con el tiempo, se empieza a imponer la visión de que la salida al exterior es imprescindible, dado que el mercado doméstico está parado'.

Ricardo Fernández fue socio de Mundiver, la firma que se hizo con el franquiciado de la cadena Lizarrán en China. Con una inversión de 35 millones de euros, el acuerdo pretendía la apertura de 50 restaurantes. Aunque la franquicia sigue adelante, Mundiver salió de un proyecto que ha quedado en manos de los socios chinos. 'Fue un fracaso, por motivos personales, de estructura y de mercado chino. Pero ya estoy preparando otro proyecto ambicioso en una sociedad nueva. Es fundamental superar los complejos, y vender entre todos la imagen de España en el mercado más complicado del mundo'.

Habrá desaceleración económica, sin duda. Pero los niveles de crecimiento de China seguirán siendo la envidia del mundo (el PIB de la zona euro puede caer un 4% este año, sin ir más lejos), y el plan de estímulo estatal ofrecerá buenas oportunidades en sectores en los que España es un líder global. La toma de posiciones en el gigante emergente, por tanto, no debería detenerse.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres